lunes, 30 de septiembre de 2013

Un oasis en pleno Shanghai



No son su especialidad los hoteles urbanos, pero la firma Banyan Tree ha bordado su última creación en Shanghai. Banyan Tree Shanghai on the Bund es un verdadero oasis en medio de una de las ciudades más bulliciosas y fascinantes del planeta.

Cumple con todos los requisitos para convertirse en un establecimiento de referencia en una región tan competitiva como ésta: la mayor parte de sus grandes ciudades se encuentran inmersas es un proceso de regeneración frenética para lograr disputarle a Nueva York la capitalidad mundial de los “skyline”.

-- Vistas: como no podía ser de otra forma, las tiene, y muy especiales, aportando una perspectiva diferente de las dos orillas del río Huangpu, la columna vertebral de la ciudad. Por un lado el glamuroso e iconográfico frente colonial de Shanghai y por el otro su futurista centro financiero.

-- Arquitectura: diseño conceptual al más puro estilo neoyorkino, todo cristal y ventanales para no perderse ni un solo detalle de esta ciudad, sorprendente y carismática. Y digo sorprendente, entre otras cosas, porque todavía hay gente que pasea en pijama por sus calles a pesar de que las autoridades locales lo han prohibido expresamente. Me encanta.

-- Spa: si algo cuida en exceso la cadena Banyan Tree es su spa. Una experiencia sensorial en toda regla. Tratamientos basados en la sabiduría tradicional china, el Ying y el Yang, y con materias primas tan autóctonas como la soja, el ginseng, el té Longjing o el crisantemo.

-- Gastronomía: tres espacios muy diferentes para disfrutar de una gastronomía altamente sugerente. Desde la más tradicional cocina cantonesa, pasando por las más atrevidas vanguardias tokiotas hasta las combinaciones más trendy de la cocina internacional de fusión, sin faltar el toque mediterráneo en su restaurante Oceans.

-- Servicio: discreto y pendiente de cada uno de los detalles. La calidad de un hotel siempre se medirá por la atenta mirada de todas las personas que trabajan en él. El factor humano es determinante y debería haberlo puesto en primer lugar. Mil disculpas.

-- Glamour a raudales: es decir, esa mezcla liviana entre lo imprescindible y lo puramente prescindible, por artificioso e innecesario. Tiene una terraza exterior de vértigo, TOPS, para disfrutar de los mejores atardeceres, gin-tonic en mano, y un interiorismo que enamora hasta a las piedras. 

Le faltan historia y visitantes ilustres, como estrellas de cine, pero ya hemos dicho que es un hotel de nueva apertura. Nos volveremos a ver aquí dentro de unos años. 




  (Fotos cortesía del hotel)




sábado, 28 de septiembre de 2013

Noches tropicales en Lizard Island, Gran Barrera de Coral, Australia

Otra razón más para realizar un viaje a Australia, uno de los lugares más especiales y extraordinarios del planeta.

Lizard es una pequeña isla situada en el extremo norte de la Gran Barrera de Coral australiana. Bella, salvaje y extremadamente tropical. El único hotel aquí, Lizard Island Resort, es un resort de 5* gran lujo, uno de los más premiados y admirados de Australia. Y cuando decimos premiado es hasta la extenuación. Tanto es así que nos olvidamos por completo de la naturaleza y cultura, de incalculable valor y valía, que envuelven este lugar.

Toda la isla está integrada en el Parque Nacional Lizard Island, formado por un grupo de seis islas de granito situadas a unos 30 kilómetros del Cabo Flattery, al norte del estado de Queensland. Se trata de uno de los más pequeños y valorados territorios protegidos de Australia. Entre sus rincones más bellos figura la denominada “Blue Lagoon”, una espectacular laguna de aguas traslúcidas escondida tras un bosque de manglares y a la que se accede a través de un camino precioso llamado “Pandanus track”. 40 minutos de fácil caminata, que en algunos de sus tramos más elevados llega a alcanzar los 455 metros de altitud, lo que nos regala unas vistas mágicas al infinito azul turquesa del Océano Pacífico.

La isla es propiedad del pueblo aborigen Dingaal. Es su lugar sagrado, que se formó, según cuenta la leyenda, durante la Edad de los Sueños, un tiempo más allá del tiempo durante el cual los seres Totémicos Espirituales crearon el Universo.

Más tarde este lugar sería rebautizado con el nombre de “Lizard” por el capitán Cook, ya que durante su exploración  de la costa este australiana solo halló lagartos.

Además del mencionado resort de lujo, existe una zona de acampada, situada en la bahía Watsons, con equipamiento muy básico y sin apenas servicios, lo que nos obliga a ser totalmente auto suficientes. El camping está situado a 1,2 kilómetros de la única pista de aterrizaje de la isla. El acceso se realiza en avioneta desde Cairns o Cooktown, o en barco privado.

La mejor época para visitar Lizard es de mayo a octubre, cuando las lluvias se suceden de forma muy esporádica y las temperaturas son más agradables.



australia.sentiryviajar.com





  (Fotos cortesía del hotel)




martes, 24 de septiembre de 2013

Un paseo entre mariposas en Sri Lanka




Un paseo entre mariposas en plena naturaleza. O una cena bajo la tenue luz de las luciérnagas. Esto y más nos espera en Jetwing Vil Uyana, uno de los hoteles más especiales de toda Asia. Ecológicamente sostenible, extremadamente cuidadoso con la naturaleza y con las comunidades que habitan en sus tierras. Es además el primer hotel del mundo que ha creado su propio ecosistema de humedales sobre lo que hasta hace poco  tiempo era un terreno baldío y maltratado, multiplicando así la biodiversidad de la zona. 80 especies de aves, 17 de mamíferos y casi 40 de mariposas pueblan ahora unos terrenos de extrema belleza, unos terrenos que han recuperado su viejo esplendor paisajístico.

El hotel se encuentra en el área de influencia del sitio Patrimonio Mundial de la Humanidad de Sigiriya, una de las ocho maravillas del mundo antiguo y uno de los lugares más especiales de Sri Lanka, la isla de los sueños, de los campos de té, de la sabiduría Ayurveda y del misticismo budista.

Campos de arroz, lagos, ríos y bosques nos esperan nada más cruzar los límites de nuestro extraordinariamente sencillo pero armonioso y cómodo habitáculo. Una oda a la naturaleza, a la belleza más delicada y cálida de un país maravilloso.





(Fotos cortesía del hotel)






sábado, 21 de septiembre de 2013

Hoteles extraordinarios de Nueva Zelanda: Matakauri Lodge



Siempre hemos considerado que los lodges de Nueva Zelanda juegan en una liga diferente, no solo por su cuidado diseño, nivel de servicio o exclusividad. Para la mayoría de estos hoteles, el verdadero lujo es su ubicación, en medio de la nada y rodeado de una naturaleza única, de difícil definición. 

Quizás el sentimiento más recurrente para muchos de sus privilegiados huéspedes sea la extraña sensación de haber alcanzado la frontera final,  el “fin del mundo”. Este es el caso del Matakauri Lodge, un hotel extraordinario ubicado a orillas del lago Wakatipu, en la isla sur de Nueva Zelanda, junto a Queenstown, la capital mundial del turismo de aventura.

Desde aquí tendremos una perspectiva maravillosa sobre los picos “Remarkables, Cecil y Walter”. Este pequeño hotel boutique, que cuenta con tan solo cuatro exclusivas suites y seis villas, todas ellas con terraza privada y unas vistas infinitas, ha sido galardonado recientemente como uno de los 100 mejores del mundo.

Diseño contemporáneo, enormes cristaleras y ventanales, gastronomía extraordinaria y un spa fuera de lo común, son algunas de las características que definen el que para muchos es ya el mejor hotel de Nueva Zelanda.







(Fotos cortesía del hotel)