miércoles, 23 de abril de 2014

Wanosato: un ryokan extraordinario para alejarse del mundo



Durante más de mil años,  Japón ha sabido preservar de forma intacta su espíritu hospitalario conocido como “omotenashi”. Todo debe estar perfecto para recibir a los huéspedes: las flores en la habitación simbolizan las diferentes estaciones del año, rociar con agua la entrada nos ayudará a liberarnos de malos presagios y el incienso purificará.

Y nada mejor que un ryokan para mantener esta ancestral tradición. En la actualidad existen más de 50.000 alojamientos de este tipo en todo el país, muchos de ellos dirigidos por la misma familia a lo largo de varias generaciones.

Como surgido de un cuento, Wanosato es uno de estos maravillosos ryokans, situado muy cerca de la histórica ciudad de Takayama. Este lugar transmite tanta paz y serenidad que sus afortunados huéspedes no tendrán más remedio que olvidarse del mundo exterior. Los tejados de paja de sus modestos edificios sobresalen por encima de una vegetación exuberante, verde jade. Un paraíso perdido en una zona rural de tiempos pasados, ya casi inexistentes, pero no olvidados.

El establecimiento está situado a orillas del río Mtya y cuenta tan solo con 8 habitaciones, cada una de ellas con su spa individual. 

Aquí nos espera además una estancia gourmet, con comidas elaboradas principalmente con productos locales raros, entre ellos la exquisita y finísima ternera hida.






No hay comentarios:

Publicar un comentario