martes, 20 de agosto de 2013

Desayunos maravillosos, adiós a la dictadura del croissant: desayuno malayo



Por Tomás Zapata

Parece un detalle sin mucha importancia, pero siempre que viajo una de las cosas que más me estimulan, a mí por lo menos, son los desayunos. Esos desayunos maravillosos que descubro en cada rincón del planeta y que hacen que uno no eche de menos el croissant, la tostada de mantequilla o el pa amb tomàquet. Hoy me apetece escribir sobre este tema y mi primera entrada en el blog se la voy a dedicar al untuoso, contundente y delicioso desayuno malayo.


Nasi Lemak es el plato nacional de Malasia, Singapur y Brunei. Su versatilidad es tal que es consumido a cualquier hora del día, y más concretamente como gran desayuno energético.

Su significado en bahasa, el idioma de los malayos, es “arroz cremoso”. ¿Y en qué consiste? Muy sencillo: arroz cocinado con leche de coco y extracto de hojas de “pandan” (Pandanus Amaryllifolius), planta muy aromática utilizada de forma extensiva en la cocina del Sudeste Asiático.

El arroz se acompaña de cacahuetes fritos, pepino, huevo cocido, mini anchoas secas fritas  (ikan bilis) y una deliciosa y picantísima salsa sambal, elaborada con pimiento picante rojo (fresco), leche de coco, cebolla, jengibre o galanga y mini anchoa o gamba seca.

Todo esto se mezcla y ya está, a disfrutar de uno de los desayunos más desafiantes de Asia. Lo sirven incluso en casi todos los hoteles de lujo de la región. 

Y como acompañamiento a este delicioso desayuno nada mejor que un buen vaso de Kopi Tarik o Teh Tarik, cuyo significado literal es café tirado o té tirado. Se elabora con café de la región o té negro y leche condesada.  Se escancia como la sidra para aportarle un grado exquisito de cremosidad en la superficie.


Si queréis conocer la receta del sambal y sorprender a alguien con este desayuno...

sábado, 10 de agosto de 2013

Fraser Island (Costa Tropical de Queensland, Australia): la isla de arena más grande del mundo



La isla de Fraser (K’gari en idioma aborigen, cuyo significado es paraíso), ubicada frente a la costa este de Australia, es la isla de arena más grande del mundo. Se trata de un lugar impresionante, salpicado por densos bosques tropicales y una cantidad sorprendente de lagos de agua dulce. Es el único lugar del mundo donde los bosques pluviales crecen sobre las dunas de arena. Un lugar espectacular e increíblemente seductor.


Lagos y lagunas de aguas traslúcidas surgen de repente de entre las dunas de arena dorada como si se tratase de un espejismo maravilloso, mostrando una fuerza natural sobrecogedora. De hecho, esta pequeña porción de tierra australiana concentra más de la mitad de lagos dunares del planeta. Podríamos seguir con las cifras, pero mejor pasamos a enumerar algunos de los motivos para visitarla:

Lago McKenzie: 

Se trata de uno de los lagos más hermosos de Australia. Sorprende por la transparencia de sus aguas, la blancura de su arena, compuesta por sílice puro, y su manto de vegetación. Dicen de él que ningún fotógrafo ha sabido hacerle justicia.

Flora y fauna: 

En la isla viven más de 200 especies de aves y unas 25 especies de mamíferos. Sus habitantes más famosos son los dingos, los únicos que quedan de raza pura australiana.

Playa de las 75 millas: 

Se trata de una increíble lengua de arena dorada que se puede recorrer en 4x4, aunque no entera porque hay dunas de arena demasiado altas y algunas calas naturales. En el extremo sur de esta playa se encuentra Hook Point, el acceso natural a la isla situado a menos de 500 metros del continente australiano. Algo negativo, también lo hay: no es recomendable nadar aquí porque hay corrientes muy traicioneras y algún que otro tiburón, y no precisamente de sílice, ya me entendéis.

Fraser Island Great Walk: 

Una de las caminatas más famosas de Australia. El recorrido se realiza entre 6 y 8 días y a lo largo de él hay unas ocho zonas de acampada. Lo más interesante es que se trata de una ruta de paisajes muy cambiantes y variados.

El acceso a la isla se realiza en transbordador desde Hervey Bay (el trayecto dura unos diez minutos), localidad situada a unas tres horas en coche al norte de Brisbane.


El alojamiento recomendado en Fraser es el “Kingfisher Bay Resort”, un bonito hotel ecológicamente sostenible, perfectamente integrado en su entorno natural. Cuenta con 152 habitaciones y 109 apartamentos.









lunes, 5 de agosto de 2013

Australia: Lord Howe Island, ¿la más bella del Pacífico?



Pensar en el paraíso nos traslada ineludiblemente a una isla desierta del Pacífico Sur. No es para menos, aquí se encuentran algunas de las más bellas y celestiales islas del planeta. Y digo celestial no en referencia a su connotación religiosa o divina, que también podría serlo, sino a esa acepción mucho más terrenal, mucho más hedonista relacionada con el arte del placer puro.


Muy poco conocida, y muy poco visitada, Lord Howe es una pequeña isla volcánica situada a unos 600 kilómetros de la costa Este australiana, a menos de dos horas en vuelo desde Sídney. 

Forma parte de un selecto y reducidísimo club de la UNESCO: el de islas inscritas en su listado Patrimonio Mundial de la Humanidad en atención casi exclusivamente a su belleza escénica y paisajística. Es el Paraíso en mayúsculas, la tierra prometida. Para muchos, la isla más hermosa del Océano Pacífico.

Con playas solitarias de arena dorada y una laguna de aguas cristalinas custodiada por el arrecife de coral más al sur del planeta, en Lord Howe se puede bucear, hacer submarinismo, pasear por la selva e incluso realizar caminatas muchos más exigentes como el ascenso al maravillo monte Gower, una experiencia sin duda memorable.


Cómo llegar

En vuelo directo desde Sídney o Brisbane con la compañía aérea Qantaslink.

En temporada alta, primavera y verano australes, existe una conexión semanal en barco desde Port Macquarie.

Cuándo ir

La mejor época para visitar la isla es de septiembre a junio. Julio y agosto es la época más húmeda, con lluvias torrenciales a diario, aunque también luce el sol en determinados momentos del día.

Qué hacer

Disfrutar del paisaje, bucear, realizar inmersiones con botella, caminatas de naturaleza, avistamiento de aves marinas, tomar el sol, descansar, leer, soñar…

Dónde alojarse

En la isla hay hoteles de todos los niveles, desde pequeños negocios familiares a establecimientos  de lujo extremo. Pregúntanos.

Las playas más bonitas

Neds Beach: en el extremo nordeste de la isla. De película. Ideal para ir con niños.

North Bay: accesible solo por mar o a pie, la bahía norte de la isla es un lugar ideal para la observación de aves marinas y el buceo.

Maravillas naturales

Pirámide de Ball: se trata de un islote deshabitado situado a unos 20 kilómetros de Lord Howe. Sus 562 metros de altitud lo convierten en el promontorio rocoso más elevado del mundo. Sus fondos marinos son un verdadero paraíso para los submarinistas.

Monte Gower: con sus 875 metros de altura, el Monte Gower es el punto más elevado de la isla y una de las caminatas de un día más espectaculares de Australia.










jueves, 1 de agosto de 2013

Restaurantes donde la comida es lo de menos # parte II



 Por Tomás Zapata


KONG, Paris

No, en Paris no nos vamos a conformar con “Le Jules Verne” de la Tour Eiffel, ni “Le Ciel de Paris” de su vecina Montparnasse. Prefiero la azotea acristalada del Restaurante KONG. Lugar para ver y ser visto, decorado por el extravagante, ecléctico, visceral y pseudo clasicista Philippe Starck. En Paris hay miles de lugares con vistas, miles de sitios maravillosos donde comer bien, pero éste tiene algo especial: el ambiente ultra chic, su cercanía al Sena, al Pont Neuf…

Cruce de caminos entre Paris y Tokio, la cocina del KONG, dirigida por Fumiko Kono, sorprende, enamora y en ocasiones perturba, para bien, nuestros acomodados sentidos. Lujo parisino en estado puro y accesible a casi todos.



M on the Bund, Shanghai

Siempre busco y rebusco en esta sorprendente ciudad una terraza nueva donde sentarme a descansar y, como no, admirar. Y siempre llego a la misma conclusión: esa perspectiva casi perfecta, línea divisoria entre el Shanghai más colonial y el más futurista, solo me la ofrece el restaurante M on the Bund. O mejor dicho su terraza, ubicada en la séptima planta del glamuroso edificio “Five on the Bund”. 

La cocina: una mezcla-fusión entre la cocina continental europea, la norteafricana y australiana, todo esto rodeado del más purista estilo Art Déco. Lo mejor, como siempre, los postres. Sábados y domingos de 3 a 5 p.m. “hora del té con vistas al Bund”.



Dos Cielos, Barcelona

Dos Cielos bien podría hacer alusión a los dos puntos fuertes de este restaurante: la gastronomía y las vistas. Nada más alcanzar la planta 24 del hotel ME, se abre ante nosotros una perspectiva maravillosa, casi de vértigo, sobre el skyline de Barcelona. Aquí empieza la fiesta. Su estilosa terraza frente al mar es un lugar ideal para dejar volar la imaginación. Un lugar perfecto para  tomar un aperitivo antes de dirigirnos al comedor, al que se accede través de una maravillosa y silenciosa “open kitchen”. Una vez dentro, el espectáculo continúa gracias a los enormes ventanales del restaurante. Esta vez sí, concina mediterránea de autor con vistas al Mar.

La cocina, dirigida por los hermanos Torres, merece una entrada aparte. Ya se la dedicaremos en otro momento. Mencionar solo que es uno de los restaurantes de Barcelona con estrella Michelin, y camino de la segunda, esperemos que en 2014.