Sídney para principiantes: cinco momentos que no deberías perderte en esta ciudad



Sídney es una de las capitales actuales: vanguardista, a la moda y en voga.

1.- Subida al Harbour Bridge: si lo tuyo es descargar adrenalina, éste es sin duda tu momento. La escalada al icónico puente de Sídney es una experiencia única, difícil de olvidar. La puedes realizar al amanecer, a lo largo del día, al atardecer e incluso al anochecer. Así que no tienes excusa. Tendrás la ciudad a tus pies y ni nadie ni nada se interpondrá entre vosotros.

2.- Crucero por la Bahía de Sídney: si por el contrario lo tuyo NO son las sensaciones fuertes, navegar por una de las bahías más hermosas del planeta no tiene precio. Y si además lo haces en  el barco adecuado, recalando al final en una playa solitaria, tu momento se convertirá en momentazo.

3.- Cena en un restaurante con vistas:

4.- Visita privada a la Opera House: es sin duda el monumento más reconocible de toda Australia. No sabemos si el más bello. Lo que está claro es que su construcción supuso un antes y un después en la arquitectura contemporánea mundial y no visitarla sería un “pecado” en toda regla.

5.- Playas, playas, playas: si de algo peca Sídney es de sobredosis de playa: Bondi, Manly, Congee, Bronte, Palm Beach y así hasta 70 maravillosas franjas costeras que envuelven la ciudad en un inconfundible aroma a sal marina.





Comentarios

Entradas populares de este blog

NUEVA ZELANDA: “Tongariro Alpine Crossing” atravesando la tierra de Mordor

Accésit a la tapa más sabrosa de jamón ibérico para una escuela China

Cinco razones para enamorarse de Melbourne